Delmorrazo.com
Conectate al Morrazo
Concellos
Indispensables
Donde ...
Guia

  LA NOVELESCA VIDA DE LA ULTIMA SEÑORA DEL PAZO DE PAXARIN ::
La última señora de Paxarín, fallece en el año 1.897 a los 37 años. Por las circunstancias que se relatan a continuación, su vida fue digna de ser recogida en una novela.

D. José Benito Rubiños del Río, hermano de la primera empresaria moañesa, hizo testamento el 23 de julio de 1.874 y del mismo modo que ocurriera con su cuñado D. Manuel Saavedra, señor del Rosal, tuvo que cumplir con la ley de vínculos y mayorazgos del año 1.841 y dividir su patrimonio en dos partes iguales: la 1ª destinada a su hija Rosalía y la otra a partir entre las otras dos hermanas, Socorro y Concepción.


Pazo de Paxarín .
(Foto de Xosé C. Villaverde Román)

Dª Rosalía Rubiños se casó con el médico de Bouzas D. Clemente  Fandiño y Carballido, Dª Concepción lo hizo con el también médico de Cangas D. Victoriano García y Mariño el 20 de febrero de 1.860 y Dª. Socorro el 10 de diciembre de 1.869 con el hacendado de Corujo, Domingo Andreu y Costelo.

Dª Concepción y D. Victoriano vivieron en la casa de su tía Dª. Serafina en el barrio del Con donde él ejerció la medicina y el 14 de diciembre, diez meses después de casarse, vino al mundo en Paxarín su única hija, Eduarda Elvira que fue apadrinada seis días después  por la citada tía abuela, Dª. Serafina. En ese tiempo, la fábrica de salazón estaba arrendada al fomentador de Marín, Vicente Vázquez Acuña quien pasó a vivir en sus inmediaciones.


 DOÑA ELVIRA RUBIÑOS, UNA MUJER DE EXTRAORDINARIA BELLEZA FISICA ::

Entre esta casa del barrio del Con y el Pazo de Paxarín, transcurrió la infancia de Doña Elvira Rubiños.

Al quedar viuda sin hijos Dª Socorro Rubiños y vivir en Bouzas Dª. Rosalía, la niña Elvira estaba destinada a heredar un inmenso patrimonio en casas y tierras de Moaña, Coiro, Cangas y Vigo, además de la fábrica de salazón y así fue creciendo entre el barrio del Con y Paxarín, recibiendo una educación muy esmerada, posiblemente en colegios religiosos de Vigo, para convertirse en una joven de extraordinaria belleza física, cuya vida iba a convertirse en novelesca por sus amores trágicos y románticos.

En los siguientes párrafos se va a describir su desarrollo, de acuerdo con los documentos que se encuentran en los archivos y algunos testimonios verbales que recogiera el vecino de Moaña D. Benito Paz Trelles en su libro “A familia Trelles de Galicia a Cuba”.

La infancia de Elvira en el barrio del Con fue pasando entre juegos con los pequeños de su vecindad, en los que destacaba Juan Vázquez Conde, hijo del citado fomentador de Marín que tenía en alquiler la fábrica de salazón, la cual luego de morir su tía Serafina en 1.874, pasó a ser propiedad de sus padres.

Durante las vacaciones escolares de verano, la feliz adolescente Elvira recorría con Juan, tres años mayor que ella, las hermosas calas y playas de la parroquia de Tirán y de esa manera fue surgiendo el amor entre ellos, con fuerte disgusto de sus padres que consideraban al joven de una categoría social muy inferior a la de ella.

Por esa causa, la culta Dª. Elvira, de la que aún hablan las personas mayores que escucharon a sus descendientes relatar sus desventuras, no tuvo otra opción que obedecer a sus progenitores y casarse forzada con un boticario, natural de Rivadavia, poseedor de una farmacia en la calle Gamboa de Vigo, el cual proveía a su padre D. Victoriano de medicamentos para ejercer su profesión de galeno.

Con él se fue a vivir a Vigo, donde no debió de ser muy feliz según dan a entender los documentos encontrados y la tradición conservada. De esta unión nacieron dos hijos a los que les pusieron los nombres de los abuelos maternos, Victoriano y Concepción; con ellos pasaba largas temporadas en la casa de sus padres cerca de la fábrica de salazón del Con, que regentaba en alquiler el padre de Juan Vázquez.

Tan pronto como fallecieron los padres de Dª. Elvira, quedándose ella como única propietaria de un inmenso patrimonio que incluía casas y tierras en San Paio de Navia y Beade que fueran propiedad de su abuela Dª. Mª. Josefa Costas, además de la mayoría de las pertenecientes al antiguo vínculo de Paxarín y la fábrica junto con tres viviendas anexas en el Con, su marido, sin duda motivado por los celos, le interpuso un pleito para tratar de conseguir que el juzgado de Vigo lo nombrase a él administrador único de la hacienda de su esposa.

En primera instancia, la sentencia favoreció a Dª. Elvira, no obstante fue recurrida por su marido y según se lee en una escritura que expendió el notario vigués D. Rafael de Membiela el 17 de julio de 1.896, guardada en el archivo histórico provincial de Pontevedra, su veredicto la siguió favoreciendo, aunque con la limitación siguiente:

… únicamente se establece como limitación de los derechos de tal administradora que sean arrendatarios de los referidos bienes en todo o en parte Vicente Vázquez y su hijo Juan del distrito de Moaña por no haber cuidado bien alguna finca que han tenido a su cargo; y que los arriendos sean por plazo mayor de tres años y que los arrendatarios puedan subarrendar.

A través de este documento, se sabe que Juan que continuaba soltero, además de contribuir con el padre en la gestión de la fábrica de salazón, también administraba con él las rentas del rico patrimonio de Dª. Elvira, con profundo disgusto de su marido.

Continuar leyendo >>

Volver a TRIBUNA LIBRE >>

    Añade delmorrazo.com a favoritos   Añadir a favoritos         delmorrazo.com como página de inicio    Página de inicio           Imprimir esta web    Imprimir
       Agrega tu enlace a delmorrazo.com      Agregar link        Sobre la edición de este sitio    Edición        Contacta con nosotros    Contacta
delmorrazo.com © Todos los derechos reservados